La pequeña puerta de Humberto Primo 1662 esconde todo un universo. Allí dentro, en el corazón de San Cristóbal, se reúnen diariamente decenas de personas con afinidades comunes. Se trata de un grupo variopinto, alegre, bullicioso, vinculado por la identidad gay y por algunos rasgos característicos que apartan a sus miembros del cliché prejuicioso y estereotipado. Desde el fondo llegan risotadas. Se escuchan aplausos y conversaciones en voz alta. Así son ellos. Ajenos al deber ser. Se dejan llevar por la ebullición. Y si en la calle impactan por su robusta presencia casi intimidatoria, aquí dentro son tan solo grandotes en plan de diversión casi en código naif.

"Somos los diferentes dentro de los diferentes". Franco Pastura arranca sin eufemismos para ubicar en el mapeo del colectivo LGBT, lesbianas, gays, bisexuales y trans, a aquellos gays que no cuadran con el estereotipo y que se denominan, y autodenominan, osos. A los 56 años, este hombre voluminoso de vocaciones simultáneas, periodista, docente y escritor, se enorgullece con el cargo de vocal que ejerce dentro de la comisión directiva en ejercicio del Club de Osos de Buenos Aires, la institución que los vincula.

Por su parte, Juan Bautista Cabral, a sus 43 años, es el presidente de esta Asociación Civil sin fines de lucro. Experto en informática, desarrolla sus actividades en una empresa multinacional en la zona de Retiro, no duda en reconocer que "no teníamos un espacio que nos representara dentro de la comunidad LGBT, ni lugares donde nos sintiéramos identificados". Al igual que Franco, Juan es un hombre corpulento, de contextura maciza, barba tupida, pelo en pecho y una manera tosca de caminar.

En los osos, una masa corporal de proporciones y el vello cubriendo buena parte del cuerpo se convierten en sinónimos de virilidad absoluta. Eso es, en parte, lo que define a los osos, aunque ya ese paradigma resulta un tanto obsoleto e incompleto debido a la apertura de variables dentro de la propia categorización. Hasta hace un tiempo se hablaba de diversos tipos de osos. Desde los paternales daddies hasta los big bears de más de 120 kilos. Incluso, aún está vigente la tipificación impuesta por Bob Donahue y Jeff Stoner, quienes crearon en Colorado, durante el fin de semana de Acción de Gracias de 1989, el irradiado Sistema Natural de Clasificación de Osos (The Natural Bears Classification System, NBCS), que incluye categorías tales como: Oso pardo, Cachorro, Papá oso, CuerOso, ElectrOso, y Nutria, por citar solo algunas. Los osos propiamente dicho ya no están tan pendientes sobre su ubicación dentro de la lógica de Donahue y Stoner. Aunque muchos juguetean con ella y disfrutan de encontrarse dentro de ese esquema. Hoy, se tiende a esfumar esa clasificación. En el Club de Osos de Buenos Aires, las puertas están abiertas para todos: gays y no gays; hombres y mujeres; chicas trans. Y, desde ya, son muy bienvenidos los denominados "cazadores", esos caballeros de cuerpo estilizado que, según el argot osuno, gustan de los corpulentos. El club tiene como dinámica la inclusión.

Con elecciones regulares para elegir a sus autoridades, una sede social propia que hasta cuenta con una confortable piscina y una cantidad de actividades de corte social, cultural, educativo, y deportivo, la institución se maneja con las reglas propias de toda asociación civil. Para formar parte, cada asociado abona una cuota más que accesible: $180 por mes, que permiten acceder a las diversas propuestas y circular por la sede como en la propia casa. Algo de eso hay. Los osos encuentran aquí un sitio con atmósfera de hogar donde compartir experiencias, vincularse y, sobre todo, apartarse de ciertos modelos dentro de la comunidad gay que poco tienen que ver con ellos. Tal es el clima de hermandad que no han sido pocas las pareja que se han formado y algunas de ellas hasta han organizado su fiesta de boda en el mismísimo club.

El movimiento osuno nació en Estados Unidos durante la década del ´60. Pero es veinte años después cuando estalla debido a la difusión que se le da a partir del surgimiento de internet. En los ´80 se irradia a Europa y Australia. Y diez años después, la cultura osa se instala en el resto del mundo. En Buenos Aires, el 2 de noviembre de 1997, cuatro amigos deciden fundar el Club de Osos de Buenos Aires siguiendo la explosión internacional y la posibilidad de visibilizar más la causa. Pero, sobre todo, con la idea primigenia de generar un espacio de contención, identificación y pertenencia.



Es habitual que los osos se enfrenten con enunciados como "ustedes no parecen gays". Y esa, desde ya, no es más que una de las tantas frases que abonan el prejuicio y la discriminación hacia los osos y quienes no lo son.

"La discriminación iba por ser grandote, tener canas, y varios años. Un gordo en una fiesta gay, a veces, no la pasa bien. Por eso, cuando aparece este espacio, la gente lo asume como un sitio de pertenencia, a tal punto que se han generado muchos clubes similares en todo el país, siempre tomando como eje la cultura de oso", detalla Franco. Para Juan Bautista "la sociedad se encarga de segregar o estratificar: negro, judío, gordo, viejo. Eso se contrarresta generando este tipo de lugares. De todos modos, todo fue cambiando y hoy hay una apertura mayor a partir de iniciativas como las leyes de identidad de género y matrimonio igualitario que fueron bisagras. Aún así, existen situaciones discriminatorias. Por eso, instituciones como la nuestra tratan de trabajar en la erradicación de ese tipo de comportamientos".

Entre los integrantes de la comunidad osuna no corre el "histeriqueo", la devoción por las marcas de ropa, la cultura del gym, ni llevar el último peinado de moda. "El movimiento oso privilegia los rasgos varoniles como la barba, el pelo en pecho, los cuerpos sin estilización, ropa más simples, nada de depilación. No respondemos al modelo metrosexual, ni a lo que los medios o la sociedad marcan que debe ser un gay. De todos modos, la diferencia con otros gays no solo se da por lo corporal sino también por la actitud", explica Franco. Con todo, calvicie, barba, pelo en pecho, abdomen prominente y unas piernas contundentes suelen ser aspectos físicos lindantes con el fetichismo. El exceso como virilidad.

La nomenclatura de socios es diversa. "Vienen muchos hombres casados que no encuentran donde encajar o con quién conectar. Y aquí eso es posible, porque se sienten más cómodos que yendo a un bar o un boliche. Esto es una casa y así funcionamos", dice Juan Bautista. "Acá nos podemos mostrar tal como somos", confirma Franco.

Si bien la masculinidad es un rasgo distintivo, esto no debe confundirse con machismo. Los osos lejos están de transitar estos andariveles. Para el oso, hombres y mujeres se ubican en el mismo escalón.



Películas del cine mainstream han mostrado historias de osos. Y figuras como el actor porno Jack Radcliffe, de 57 años, se han convertido en referentes que le otorgaron visibilidad a la comunidad. Pero, más allá de las cuestiones físicas y más acá de lo actitudinal, hoy los varones gays que se autodefinen como osos desarrollan toda una cultura que está dada por una suerte de filosofía propia para enfrentar el mundo: "Tiene que ver con una manera de pararse frente a la vida. En una oportunidad hicimos una encuesta preguntando qué era lo más distintivo de los osos y la respuesta fue sorprendente: el rasgo mayoritario fue el abrazo. Para nosotros prima la cercanía, el no tener problema en tocarse, la amistad, el franeleo. Entre los osos no hay histeriqueo", explica Franco. En lo sexual, el oso valora mucho el contacto cariñoso. Una buena previa es condición sine qua non y hasta puede tener más éxito que la consumación propiamente dicha.

En plan social, los muchachos no se inhiben: "abrazos de oso", risas efusivas, conversaciones en voz alta y mucha cofradía corporal forman parte de la idiosincrasia y ritual de esta comunidad tan efusiva como alejada del estilismo cool.

"Los encuentros gastronómicos son muy divertidos. ¡Comemos como chanchos! Es que nacimos como un grupo hedonista, no de militancia. Luego aparece la militancia", explica Franco. Hoy, ese compromiso ocupa un lugar destacado entre las finalidades de la institución, al punto tal de ser uno de los sitios escogidos donde se organizan las Marchas del Orgullo Gay de cada año y diversas reuniones de la comunidad LGBT.

Actualmente, la sede cuenta con actividades variadas: Talleres de escritura e idioma; clases de salsa; cenas de camaradería; mateadas al atardecer; bar abierto como previa a la disco; ciclos de cine y teatro; y deportes. Una de las actividades centrales del club es el campeonato de fútbol que organiza Gays Apasionados por el Fútbol (GAPEF). Una vez más, se trata de terminar con el estereotipo. Acá se sale a la cancha a romperla. Y, obviamente, el equipo de los osos es uno de los más temidos, por razones obvias y visibles. Aunque a la hora de la competencia formal, el equipo lo integran los osos más jóvenes y estilizados con mejor capacidad física para correr. Sobre el césped, a veces lo corpulento les juega en contra.

Al agua oso
En el sector posterior de la sede del club, una piscina rodeada de plantas y medianeras con enredaderas frondosas se convierte en la estrella de cada temporada. Allí los socios se encuentran para hacerle frente al calor agobiante de Buenos Aires. Sin prejuicios, el que lo desea puede tomar sol desnudo o zambullirse al agua sin traje de baño. Aunque la mayoría decide lucir sus mallas. Las edades son bien variadas, se ven socios de poco más de veinte años y maduros de sesenta. Si bien este no es un ámbito cuyo objetivo primordial sea el encuentro sexual, hay que reconocer, nobleza obliga, que no son pocas las parejas que aprovechan la comodidad de las instalaciones para brindarse algunos mimos. "Esta sede es la casa de los socios, queremos que se sientan parte y que se manejen con libertad", dice el presidente acerca de la dinámica de este club que es el único en el mundo con edificio propio.



La tarde porteña convierte a la ciudad en una olla a presión. El exceso de cemento de San Cristóbal, uno de los barrios con menor cantidad de metros cuadrados de parque, convierte a esa zona del sur de Buenos Aires en una caldera. Sin embargo, puertas adentro de la sede del club, sobre la calle Humberto Primo, se respira otro aire. No parece un día laboral y la sensación térmica se muestra algo más benévola. Efecto piscina. Allí, una veintena de osos disfrutan del espacio. Además, algún que otro "cazador" se permite mostrar su delgadez que sobresale mucho más en ese contexto. Acá no hay miradas que juzgan. Cada cual atiende su juego. Y su cuerpo. Grandes pechos caídos, panzas prominentes y piernas rollizas conforman el parámetro estético de la mayoría. No se trata de hacer una oda a la obesidad mórbida, cuyas consecuencias en la salud son bien conocidas, pero sorprende la agilidad con la que los muchachos manejan sus osamentas desnudas a la hora de enfrentar el agua.

No es momento para hablar de dietas, aunque muchos de ellos apelan a la barra de cereal. Otros, en cambio, se adueñan de la cocina para preparar exquisitos sándwiches o platos más elaborados. Una de las características de los osos es la elección por sostener el tamaño de sus físicos y el orgullo de exhibirlos.

El clima es festivo. Gritos, risas, juegos de agua. Algún que otro beso y alguna pareja que se escapa a la terraza para contemplar el sol y declararse el amor con mayor intimidad. Pero, en general, la sensación es de un grupo de amigos. Eso es lo que prima. Las charlas en grupo, los juegos de a varios y el compartir una mirada común como filosofía de vida.

Néstor Ezequiel Krivorucoff tiene 28 años y hace seis participó en el programa Cuestión de peso, en la época en la que era conducido por Claribel Medina. Su paso por el reality show le permitió bajar varios kilos que, efecto rebote mediante, recuperó. Hoy está abocado a modificar su físico ya no solo desde un punto de vista estético sino desde el cuidado de la salud. El, como tantos otros, elige pasar su verano en la piscina del Club de Osos: "Me encanta el lugar, encontré un grupo de gente maravilloso. Somos como una familia y hacemos un montón de actividades en conjunto". Eze, como lo llaman todos, no reniega de su paso por la televisión. Al contrario. Pero se muestra muy feliz en esta vida menos pública. "Para mí, ser oso es más que un cuerpo voluminoso o peludo. Es una actitud de familia, de unión, de manada. No somos todos iguales, pero sí auténticos. La idea es que cada uno se sienta cómodo con su cuerpo y con su edad. En la calle, siempre está la mirada inquisidora del otro, por eso tenemos que entender que no solo debemos manejar, sino querer el físico. Hay que enamorarse del propio cuerpo", explica con mucha claridad y siempre con una sonrisa contagiosa. Al consultarle sobre situaciones de bullying no duda en afirmar que "pasé por eso, pero jamás por agresiones violentas".

La sociedad estigmatiza. Y si todavía queda mucho por hacer en torno a la discriminación de la comunidad gay, esos escollos se ven multiplicados cuando entran en juego parámetros como la ruptura del canon de belleza impuesto, la obesidad y los años.

"Nuestros socios valoran la buena onda, que no haya presiones, que nadie esté obligado a hacer nada. Hay colaboradores que dan talleres, otros que toman talleres. Están los que quieren cocinar y a los que les gusta solo comer. Todo el tiempo se suma gente nueva. El único requisito es que se sientan cómodo", dice Juan. El pasillo de la sede está enmarcado por fotos de hombres desnudos y algún que otro oso dibujado. Puertas adentro, parecen regir otras normas.

Estos osos están imbuidos en la diversidad y bien lejos de las cavernas. Libres. En el club porteño, encuentran la contención y el espacio en el que no se sienten marginados ni observados. Y donde conviven con pares con quienes compartir la alegría de la autenticidad de ser y también las experiencias de una vida elegida que no siempre es la más comprendida. Antes de despedirse, el presidente de la institución es claro y categórico: "El oso es alguien que se siente cómodo tanto con su masculinidad como con su homosexualidad. No somos mujeres atrapadas en cuerpos de hombres".

Club de Osos de Buenos Aires.

Humberto Primo 1662, CABA.

Tel. 011.4304.2443

www.osobue.com