Tokinho es un simpático joven de Bahía, Brasil, que con sus looks desfachatados y sus pasos de baile locos se ganó el corazón nada menos que de Katy Perry. La estrella pop le dio "like" a una de sus publicaciones y el chico se convirtió en estrella.

Tokinho se llama en realidad Guillermo Ribeiro, tiene 23 años, es abiertamente gay y trabaja como mediático. Mide 1,23 cm y usa zapatos de otros 15 cm para sentirse un poquito más alto, aunque dice que solo los aguanta unas pocas horas. Le encanta bailar al ritmo de la música pop y tiene mucha destreza.

Su "fama" en realidad empezó gracias al rapero Snoop Dogg, que reposteó en Instagram un video suyo bailando funk. Él entonces comenzó una campaña para que el artista lo convoque para filmar un clip. Aún no sucedió (¡tristeza!). Pero en los últimos días, Katy Perry también le envió un gesto en la red social y a partir de allí, muchos empezaron a conocerlo.