El caso de un joven que a fines de junio fue discriminado en un hospital en San Juan por ser gay terminó con un cambio clave en los procedimientos en el establecimiento. La delegación del Inadi sanjuanina logró que de ahora en más, el Instituto Provincial de Hemoterapia (Iphem) no incluya en el formulario para donación voluntaria de sangre preguntas con contenido discriminatorio.

Facundo Romero había hecho público su caso del 30 de junio cuando fue a donar sangre al Iphem de San Juan, y tras los análisis de rutina, una de las empleadas del lugar le dijo que no podía donar sangre "simplemente por el hecho de ser gay".

Tras la denuncia de Romero, el Inadi informó hoy que en una audiencia de conciliación entre el joven y la conducción del Iphem, el instituto se comprometió a eliminar del formulario de rutina las preguntas 28 y 29 que tenían contenido discriminatorio ya que indagaban a los hombres acerca de "si tuvo o no relaciones sexuales con (otros) hombres".

En el acuerdo al que llegaron Romero y el Iphem también se incluyó la realización de una capacitación a médicos y especialistas del instituto a cargo del Inadi, cuya delegada local, Silvia Martín, manifestó su satisfacción por el acuerdo: "Esta es una de las funciones del Inadi, llegar a acuerdos y resolver los problemas de la gente. Así Facundo podrá expresar su solidaridad donando sangre cuantas veces quiera".

Martín dijo, además, que el caso Romero se convirtió en un "precedente" ante futuros conflictos "por tratarse de la clínica provincial especializada que depende del ministerio de Salud".

Por su parte, la cartera de Salud había cancelado el 16 de septiembre de 2015 un protocolo que impedía la donación de sangre según la condición sexual, una medida que fue reclamada por organizaciones homosexuales.

De acuerdo al Inadi, la provincia de San Juan no adhirió legalmente a la resolución 1509/2015 de la cartera sanitaria nacional, que pone énfasis en las "prácticas de riesgo" de las personas a la hora de donar sangre y en no estigmatizar a nadie. La medida, dispuesta por el entonces ministro de Salud, Daniel Gollan, fue celebrada en esa oportunidad por la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).