Resultados 1 al 6 de 6

Tema: Cambio en la política europea: la extrema derecha gay-friendly

  1. #1
    Xtasiado
    Fecha de ingreso
    30 sep, 06
    Mensajes
    1,570

    Predeterminado Cambio en la política europea: la extrema derecha gay-friendly

    ¿Una mujer lesbiana a la cabeza de Alternativa para Alemania, el partido más a la derecha del espectro legal? Así es. Se trata de Alice Weidel, 38 años, doctora en Economía, vive en pareja y tiene dos niños. Recientemente se transformó en líder de este partido fundado en 2013 para enfrentar el euro y trasformado en poco tiempo en un partido antiinmigración. Esto, que podría parecer una contradicción, es sólo el ejemplo más reciente de la creciente visibilización de figuras provenientes de las denominadas "minorías sexuales" en puestos dirigentes de partidos de extrema derecha.



    Hace poco, un medio francés se preguntaba si el Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen se volvió realmente un partido gay-friendly. De hecho, la estrategia de desdiabolización y normalización de Le Pen -que no agrada al ala dura- incluyó una apertura hacia los homosexuales. Es más, la segunda figura del partido, Florian Philippot, es abiertamente gay, al menos desde que un medio lo fotografiara paseando de la mano con otro hombre. "Soy moderno y vivo en el siglo XXI", zanjaría más tarde. Sébastien Chenu, fundador del GayLib, una organización gay conservadora, se sumó también al partido de extrema derecha como asesor y el "Mr Gay" francés Matthieu Chartraire se declaró en 2015 fan de Le Pen. Y la lista sigue: Julien Odoul pudo pasar de las fotos sexies en portadas de revistas gays a una candidatura por el Frente Nacional.

    Todo este mundo de la derecha -más o menos extrema- es diverso. Por ejemplo, la alemana AfD considera al FN de Le Pen demasiado "socialista" y brega por una suerte de nacional-liberalismo xenófobo, es decir, libre mercado sin inmigración y sin euro.

    Más extrovertido, el británico Milo Yiannopoulos es -o era- una de las estrellas de la alt-right (derecha alternativa) estadounidense. Le encanta jugar el juego de "súper villano" en Internet, durante años desde la página Breitbart News, regentada por Steve Bannon, hoy un muy cercano asesor de Donald Trump. Antifeminista, islamófobo y crítico de la corrección política, Yiannopoulos perdió apoyo entre círculos conservadores norteamericanos recién cuando su afán de extroversión lo llevó a bromear con la pedofilia.

    Todo ello lleva a preguntarnos por las transformaciones de las identidades Lgbti cuando cada vez más países legalizaron el matrimonio igualitario o al menos la unión civil y las sociedades rechazan crecientemente la homofobia (claro que perviven muchos países oficialmente homófobos, especialmente en África y Medio Oriente, y en Occidente la intolerancia está lejos de haber desaparecido). Tampoco se trata de que antes no hubiera homosexuales de derecha -es famoso el caso del jerarca nazi Ernst Röhm y la homosexualidad en las SA o miembros de la derecha republicana en Estados Unidos-, pero solían mantener ocultas o semiocultas sus opciones sexuales. Hoy el fenómeno de la extrema derecha capaz de interpelar el voto gay atrae cada vez más atención en los medios y en las organizaciones Lgbti.

    Como lo revela el discutido libro Pourquoi les gays sont passés à droite (Por qué los gays se pasaron a la derecha), escrito en 2012 por Didier Lestrade, el debate lleva a las transformaciones en la homosexualidad y a los debates sobre formas de vida más mercantilizadas. Para Lestrade -una figura del movimiento gay francés-, los homosexuales se transformaron en una minoría privilegiada entre las otras minorías y la integración conlleva también "aburguesamiento". Pero sin duda, la sigla Lgbti visibiliza al mismo tiempo que oculta o al menos aplana la propia diversidad de las diversidades sexuales y sus niveles de normalización social: no es lo mismo ser gay que lesbiana o transexual. Y lo mismo ocurre con las divergencias ideológicas en esta parte de la población. A diferencia de los homosexuales progresistas, quienes adhieren a la extrema derecha dicen no "politizar" su identidad sexual.

    "Homonacionalismo"

    El periodista francés Jean Stern, que acaba de publicar el libro Mirage gay à Tel-Aviv, reflexionó sobre este fenómeno y utiliza el término "homonacionalismo" para captar algunos cambios recientes. El término elegido para el título es "espejismo" que, en francés, suena muy parecido a matrimonio.

    "En el caso de los políticos homosexuales de extrema derecha, su opción ideológica se nutre de dos fuentes: por un lado, la islamofobia, el miedo a los extranjeros y la idea de que en las periferias de las grandes ciudades las mujeres, los ?blancos' -los ?verdaderos franceses'-, los judíos y los homosexuales son amenazados por hordas de árabes homófobos y fanáticos. Y por el otro, una mayor movilización por intereses patrimoniales que por el destino de los excluidos, pobres o inmigrantes", dice a la nacion el cofundador de la mítica revista Gai Pied en los años 70.

    El sociólogo Ernesto Meccia, autor de Los últimos homosexuales. Sociología de la homosexualidad y la gaycidad (2011), habla de la mutación de la homosexualidad. En su lectura de las transformaciones advierte una relación importante entre el incremento de la ciudadanía homosexual y su visibilización en los grandes espacios urbanos a través de diversos emprendimientos de mercado. Entre otros hitos, cabe recordar que en la Argentina se creó la Cámara Argentina de Comercio Gay Lésbico y se puso en circulación una guía llamada BAGay, en la que puede verse una notoria infraestructura de servicios destinada a un público turístico gay de elevado nivel económico.

    Meccia refiere a un proceso multidimensional en el que no solamente los emprendimientos empresarios hacen visible la gaycidad, sino también muchos espacios políticos (de casi todos los colores). Este "acercamiento" a la homosexualidad comenzó a ser calificado -no sin ironía-como pinkwashing para significar que la homosexualidad (que en su momento fue una causa estrictamente progresista) comienza a ser utilizada para "lavar la cara" de personas y organizaciones que no tienen ningún interés específico y sincero en ella, pero a quienes sirve para posicionarse en el rentable mercado simbólico de lo "políticamente correcto". Para Meccia, el mito de Buenos Aires como la ciudad más gay-friendly de América Latina, promocionado por el 95% de la clase política, debe ser leído en esta clave.

    Para Stern, el turismo gay a Tel Aviv es un caso emblemático de pinkwashing que da una clave de inteligibilidad de algunos cambios de la homosexualidad en la arena política europea. Esta ciudad israelí se volvió una marca del turismo gay gracias al apoyo estatal. Pero además de diversión -sexo, sol y playa- el periodista francés identifica una batalla más amplia en la que Israel -hoy gobernada por la extrema derecha y fuertemente cuestionada en la escena internacional- encarnaría a Occidente en su batalla contra el mundo árabe-musulmán. Sin duda no hay efectos mecánicos ni determinismos, pero en muchos casos, ese turismo no sólo legitima facetas de la política israelí frente a los palestinos sino que además termina por fortalecer imaginarios políticos xenófobos. Un dato puede sorprender: en las elecciones regionales de 2015 -según algunas encuestas-, más del 30% de los homosexuales casados -con mayoría de gays sobre lesbianas- votaron por el partido de Le Pen, aunque ella expresó que en caso de ganar las presidenciales derogaría el matrimonio igualitario.

    El gran reemplazo

    Un precursor de la articulación política entre islamofobia y homosexualidad fue Pim Fortuyn, un dirigente de la extrema derecha holandesa asesinado en 2002. Y un ejemplo actual es el francés Renaud Camus. En los años 70, este escritor fue colaborador de Gai Pied y cronista explícito de la subversiva sociabilidad sexual de los black rooms gays neoyorquinos. Hoy es el autor de una "teoría" a la que denomina el "gran reemplazo", que fascina a los círculos de la extrema derecha profunda: Francia está siendo colonizada por los árabes y musulmanes y los "nativos" franceses, junto con su civilización, están en camino de desaparecer con la complicidad de Europa y de su propio gobierno.

    Alexander Tassis, presidente de Alternativa Homosexual, la agrupación gay de AfD, explica su posición en una entrevista con el diario El Español: "Nosotros no nos identificamos con el movimiento LGBT izquierdista, tenemos un punto de vista político de las cosas nacional-conservador siendo homosexuales". Tassis retoma los temores al "reemplazo" y critica al resto de los partidos políticos, acusándolos de participar en la "islamización de Europa": "Es obvio que todos los partidos en Alemania tienen una agenda islamizadora. Los partidos están engañando a sus electores y nosotros los invitamos a despertarse".

    Claro, no toda la extrema derecha se convirtió a las nuevas sensibilidades ni la mayoría de los gays y lesbianas se pasaron a la derecha, pero los desplazamientos son visibles. "Hay algunos miembros del partido que se han expresado en contra de la homosexualidad, pero han sido obligados a pagar una multa o fueron expulsados. La homosexualidad no es un problema en AfD", señala, con naturalidad, Jana Schneider, lesbiana y dirigente de los Jóvenes Alternativos, la agrupación juvenil del partido. Y agrega: "Los homosexuales de toda Europa tienen que darse cuenta de que el islam político es un peligro para ellos y sus derechos".

    Recientemente, el portal argentino Sentido G se preguntaba: "¿Por qué algunos gays se han pasado a la ultraderecha?" y recordaba un discurso de Barack Obama en el que señaló que el racismo y la homofobia provienen de la misma mentalidad. El joven activista y columnista gay y de izquierda británico Owen Jones reaccionó en la misma línea, buscando reconectar diversidad sexual y política progresista. No se trata de negar la homofobia en el mundo musulmán sino de evitar las "amalgamas" constructoras de racismo y las posiciones anticosmopolitas.

    De hecho, como explicó en una oportunidad el escritor y activista Bruno Bimbi, para argumentar en favor del matrimonio igualitario en la Argentina se utilizaron los textos de Hannah Arendt contra la prohibición de matrimonios interraciales en Estados Unidos. No obstante, algunas cosas están cambiando en la medida en que la homosexualidad se normaliza. Si la economía de mercado potenció en los últimos años un "capitalismo gay" y liberal -basado en sólidos estudios de mercado-, los comprensibles temores frente a los efectos de la migración y del terrorismo conducen a lo que ya algunos llaman un "nacionalismo sexual", que pone en cuestión muchas de las tradiciones más libertarias asociadas a disidencias sexuales del pasado

  2. #2
    Xtasiado Avatar de Big_Huge_Love
    Fecha de ingreso
    23 nov, 09
    Ubicación
    ???
    Mensajes
    9,289

    Predeterminado

    Yo creo que esto prueba irrefutablemente que todo movimiento social puede ser eventualmente cooptado por cualquier fuerza política. Sin embargo, creo que hay que hablar también y mucho más, del otro lado de la moneda: el movimiento gay de extrema izquierda, interseccional y que aboga por el derrumbe de toda barrera mental y opresiva.
    Vine por los chicos guapos... y me quedé por los chicos lindos

  3. #3
    Xtasiado
    Fecha de ingreso
    08 dic, 06
    Mensajes
    518

    Predeterminado

    Creo que a los homosexuales no nos convienen los extremismos, ni de derechas ni de izquierdas, porque la historia nos ha demostrado que, cuando gobiernan, nos oprimen sin piedad. Siempre me ha sorprendido que la extrema izquierda, cuando no está en el poder, hace gala de la defensa de los derechos los gays sin ningún pudor, pero que, en los países donde ha logrado gobernar, no ha habido ninguna tolerancia hacía nuestro estilo de vida, sino todo lo contrario.

  4. Gracias de parte de:


  5. #4
    Xtasiado
    Fecha de ingreso
    10 dic, 14
    Mensajes
    360

    Predeterminado

    Vamos a ser claros,el Comunismo cuando estuvo en el poder masacró a miles de millones de homosexuales entre otras personas por diferentes condiciones. Durante la Inquisición tanto cristiana como islámica se llevaron a cabo métodos similares de tortura y de matanzas masivas de personas sistemáticas. Han sido en los años 60 en el país capitalista por antonomasia Estados Unidos (denominado por los grupos izquierdistas como "El Imperio del mal" . Cualquiera que investigue un poco se va a percatr que USA no es ningún "imperio" si no más bien un país manejado por lobbies económicos de poder) que surgieron los primeros movimientos gay qur buscaban exterminar la homofobia de la sociedad, un trato no discriminatorio en temqs laborales y civiles(entre ellos el matrimonio).Incluso en países dobde reinaba gobiernos de milicia pero de TERCERA POSICION había más aceptacion a la homosexualidad que bajo dictaduras teocrática o coministas. Mientras tanto en Cuba el siniestro barbudo sefardí Raúl Castro Ruz y en la URRSS seguían cersenando y discriminando homosexuales. Una vez caído el Muro de Berlín y disuelta la URRSS se tuvo que crear el inmundo Foro de Sao Pablo para raliar las fuerzas desperdigadas comunistas en Sudamérica y controlarlas par volver al poder. Pero los hediondos trotskistas, leninistas(que se hacen los buenitos pero en el fondo son Stalinistas) no son imberbes, se habían percatado que la conciencia mundial no era la de los años 20 si no que en los 90 ya habíamos avanzado habíamos pasado la Segunda Guerra Mundial, se habían creado órganos de derechos humnos internacionales habían pasado los hippies y la revolución sexual y el poder del Vaticano tras los escándalos de pedofilia y el avance de la ciencia lo había hecho mermar en demasía. Ni lerdos ni perezosos, fueron por más y como la "revolución" ahor pasaba por otro lado, se infiñtraron en los movimientos LGBT e impusieron sus normas, tergiversaron las originales y le agregaron cosas inmundas como el NAMBLA para daele se comer a las viejas chupacirios. El Comunismo fracaso entonces evolucionó al siglo XXI y ahora se hacen los pro gay cuando en realidad es que cuando logren instaurarse wn el poder van a hacer lo mismo que hicieron en el pasado con los gays y con las demás persons que hoy dicen defender. Hasta la Iglesia que tiene similitudes ideológicas con el Comunismo(unos son "espirituales" y los otros materiales )con este esperpentro de Papa que es terrible hijo de puta (lobo con piel de cordero) se hace el open-minded con los homosexuales y el "tolerante" justamente para no perder adwptos fieles borregos y hasta par ganar algunos. Si mañana volviesen a tener eñ poder harían lo que hicieron en eñ pasado. Pero si uno investiga bien el origen étnico de los líderes comunistas y el de promotores del cristianismo xomo así el de muchos papas a pesr de que a priori parezcan ser de "diferentes" etnias uno se da cuenta de quienes son. Ese maldito Clique Internacional!
    Lo mismo pasa con esta nueva derecha o (Alt right) los mismos que manejan desde las sombras a los grupos de izquierda nuevos ven el descontento que hay con los políticos y saben de los avances de la sociedad y que no se puede volver para atrás entonces para atraer gente para su molino tuvieron que hacerse solapadamemte los pro gay pero sabemos que ese mismo Clique Internacional maneja desdew siempre las dos caras de la misma moneda
    La lucha eterna entre los pueblos y el odio entre ellos está siendo fomentado por intereses privados muy específicos. Es un clique internacional que dirige a los pueblos, unos contra otros. Gente que se siente dueña de todo, viven hoy en Berlín, mañana en París, pasadomañana en Praga y que se cree con el poder de dominarnos porque conducen sus asuntos en todas partes. El pueblo no debe seguirlos,el pueblo está ligado a su madre patria y a los posibilidades que el Estado y su Naciòn ofrecen.

  6. #5
    Xtasiado Avatar de Neymar90
    Fecha de ingreso
    09 jun, 12
    Ubicación
    En la costa cantábrica de España
    Mensajes
    222

    Predeterminado

    Hay que tener en cuenta que en el espectro político no es sólo un eje ideológico Izquierda - Derecha, también esta perpendicularmente el Eje Conservador - Progresista, y es este último eje el que determina la apertura hacía la diversidad sexual.


  7. #6
    Xtasiado
    Fecha de ingreso
    10 dic, 14
    Mensajes
    360

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Neymar90 Ver mensaje
    Izquierda, derecha, centro falsos nacionalismos como esta nuevaoleada de la alt-right estan TODOS controlados por la Sinarquia Internacional.
    La lucha eterna entre los pueblos y el odio entre ellos está siendo fomentado por intereses privados muy específicos. Es un clique internacional que dirige a los pueblos, unos contra otros. Gente que se siente dueña de todo, viven hoy en Berlín, mañana en París, pasadomañana en Praga y que se cree con el poder de dominarnos porque conducen sus asuntos en todas partes. El pueblo no debe seguirlos,el pueblo está ligado a su madre patria y a los posibilidades que el Estado y su Naciòn ofrecen.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •